Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Radio Online

EN DIRECTO

Botones

Turre no consigue que Galasa acepte rebajar la deuda y asuma el abastecimiento del municipio

El alcalde Martín Morales trató sin éxito de convencer al presidente de la Diputación y de Galasa, Gabriel Amat, de la necesidad de acabar con la hemorragia económica que el actual acuerdo supone para el Ayuntamiento



Martín Morales, alcalde de Turre
Javier Irigaray / 26·01·2016

Martín Morales trató sin éxito de convencer al presidente de la Diputación y de Galasa, Gabriel Amat, de la necesidad de acabar con la hemorragia económica que el actual acuerdo supone para el Ayuntamiento. La deuda asciende a más de un millón de euros y Amat exige su liquidación antes de estudiar un nuevo escenario en el que el servicio sea prestado en su totalidad por la empresa pública. 

Hoy es el Ayuntamiento el que compra el agua a Galasa y después la vende a sus vecinos a precios idénticos a los pagados por cualquier usuario de la comarca. Pero lo recaudado está muy por debajo de los costes. 

El problema se agrava por la grave situación económica del Consistorio, que lejos de abonar a la empresa los m3 que le compra, se ve en la necesidad de quedarse con el dinero pagado por los vecinos para hacer frente a nóminas y gastos corrientes. 

Turre vive acuciado por una deuda galopante que la gestión del agua acrecienta año tras año. El pasado miércoles, 13 de enero, el alcalde Martín Morales acudió al palacio provincial para entrevistarse con Gabriel Amat, el presidente de la Diputación que también lo es de Galasa, con el objetivo de conseguir una ‘quita’ y un nuevo acuerdo en las relaciones. El regidor entró al despacho del presidente optimista “porque iba amparado por argumentos de peso y de justicia”, pero se topó con la negativa de Amat, que exige a Turre el cumplimiento de sus compromisos de pago antes de que, tal y como pretende el gobierno de coalición que preside Morales –Somos Turre/PSOE-, el Ayuntamiento deje de comprar el agua a Galasa, para después suministrarla y cobrarla a los vecinos, y sea la propia empresa la que se encargue enteramente del servicio, tal y como sucede en el resto de pueblos de la comarca. 

Pero hagamos un poco de historia. El Ayuntamiento de Turre llegó a generar una deuda de 1,24 millones de euros con Galasa por el procedimiento de vender y cobrar a sus vecinos un agua que compraba a la sociedad pública comarcal. Efectivamente, los turreros pagan sus recibos, pero el Ayuntamiento lleva años quedándose con el dinero, es decir, sin pagar a Galasa. De esa manera, a costa de no abonar el agua, el Consistorio se hace con unos 250.000 euros al año de liquidez. 

Al principio, la red local se abastecía de pozos propios situados en la sierra, pero éstos recursos llevan años prácticamente agotados. Así fue preciso poner en marcha el plan B, la adquisición de agua a Galasa a 0,95 euros el m3, precio muy superior al que se tarifa a los usuarios del Levante, con el agravante de que el Ayuntamiento se ocupa del mantenimiento de la red, las averías, el cobro, etc… 

Las dificultades económicas que viene padeciendo el Consistorio desde mediados de la pasada década hizo que la totalidad de lo que se ingresaba por el servicio no acabara en las cuentas de Galasa, sino que se destinara a pagar nóminas y gastos corrientes municipales. Fue el exalcalde Arturo Grima (PP) quien consiguió rebajar hasta los 0,70 euros el precio del m3 servido por la empresa pública. Pero la deuda municipal crecía a medida que la dependencia de Galasa, por agotamiento de los pozos municipales, era mayor. Hoy toda el agua que se consume en Turre es suministrada por la sociedad pública. 

El precio pagado por el Ayuntamiento corresponde a la compra de agua en ‘alta’, es decir, el líquido en sí más el coste de la impulsión hasta el depósito, y está calculado a partir de la tarifa de suministro del bloque 1, o sea, los 0,57 euros que Galasa cobra a cualquier usuario por el primer tramo de consumo, a lo que hay que añadir el importe estimado de lo que cuesta subirla hasta el aljibe desde el que se distribuye a los consumidores. 

El problema estriba en que el Consistorio factura el agua a los ciudadanos de Turre al mismo precio que Galasa exige al resto de los habitantes del Levante, lo que significa que, de entrada, el Ayuntamiento comienza perdiendo 13 céntimos por metro cúbico facturado, o lo que es lo mismo, 170.000 euros al año, a los que debe sumar lo que gasta en mantenimiento de la red más las pérdidas consiguientes, lo que calcula el equipo de gobierno que incrementa el déficit anual hasta los 250.000 euros anuales. 

Que Galasa cobre al municipio de Turre más dinero por menos servicios -hay que insistir en que no se ocupa de la gestión del cobro, ni del mantenimiento de la red ni de la reparación de averías- es considerado por el alcalde como “un agravio comparativo con los turreros ejercido desde la Diputación, precisamente una Institución que debe velar por la igualdad, la equidad y, en todo caso, ayudar a los más desfavorecidos”. 

El caso es que a día de hoy, siempre teniendo en cuenta que todo es consecuencia de lo que las dos partes acordaron años atrás, la deuda asciende a 1,05 millones y no hay posibilidad de abordar otro escenario de las relaciones Turre-Galasa hasta que se liquide la deuda. Recalca el primer edil la reciente entrega de 192.000 euros gracias a un préstamo suscrito por el Ayuntamiento con un entidad financiera. El anterior regidor, Arturo Grima, también rebajó el montante en 500.000 euros de la misma manera: con un préstamo bancario. 

En cualquier caso, Martín Morales no desecha seguir negociando. “Llevamos seis meses haciéndolo y no vamos a tirar la toalla precisamente ahora”. Pero incluso reconociendo el valor del acuerdo de Grima logrando disminuir el precio del m3 suministrado por Galasa en 25 céntimos, y el también esfuerzo hecho por la empresa, endeudada por su parte en cifras mayores –se barajan 20 millones-, Morales considera todo ello “insuficiente” y califica de “ilegítima” la deuda que aún mantiene su Ayuntamiento con quien le abastece de agua. “Es un agravio con respecto al trato que reciben los ciudadanos de los pueblos vecinos, que no pagan nada en concepto de impulsión y, además, se benefician del mantenimiento, reparaciones y gestión del cobro que realiza Galasa”. Con este razonamiento defiende una quita de “400.000 euros no pagados y correspondientes a 2015”. Así la deuda de 1 millón de euros quedaría en 600.000. 

Al preguntarle si considera ‘malversación’ destinar a pagar nóminas y gastos corrientes el importe de lo recaudado a los vecinos en concepto de consumo de agua, en lugar de destinar esos dineros al fin para que el son abonados, apuntó que no tenía ni idea de si podía ser así y expresó su voluntad de informarse al respecto, pero añadió que su principal interés en este asunto es “poner remedio a la situación a base de aplicar mayor sensatez y austeridad”. 

A modo de conclusión, Martín Morales insistió en que lo ideal es dejar al Ayuntamiento al margen del agua y poner en manos de Galasa la gestión integral del servicio en Turre “porque hacer de intermediarios nos está saliendo muy caro”. 

Otro año sin Paseo de Almería 

Martín Morales declaró a RADIO ACTUALIDAD que sí arrancó a la institución provincial el compromiso de aportar su parte para la construcción del Paseo de Almería en lo que hoy es la principal arteria de la localidad, la antigua carretera hacia la capital. 

Pero, aún así, el regidor ve improbable que las obras puedan comenzar antes de que acabe el año, pues, en primer lugar, habría que disponer de los terrenos, bien por medio de convenios o por procedimiento de expropiación, algo para lo que el Ayuntamiento, que es quien debe correr con ese gasto, “no tiene disponibilidad económica”, y, una vez hecho esto, “sacar las obras a concurso y adjudicarlas”. 

Mientras tanto, sí será posible “dotar de aceras de entre 1,5 y 1,8 metros de ancho buena parte de la avenida con cargo a los planes provinciales”.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...