Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Radio Online

EN DIRECTO

Botones

“Tengo pruebas de la compra de votos en Mojácar y si hay que declarar voy adonde sea”

La secretaria particular de la alcaldesa de Mojácar, Valentina Mir Alles, ha denunciado a una vecina de la localidad, María del Carmen Maldonado,  por compartir un fotomontaje sobre la compra de votos en las elecciones municipales subido a facebook por otro vecino, Óscar Gagliardi, que también ha sido denunciado 



Este fotomontaje subido a la red por un vecino de Mojácar y compartido por otros muchos, es el objeto de la denuncia contra su autor, Óscar Gagliardi, y sólo una de quienes lo compartieron y comentaron, María del Carmen Maldonado.
Javier Irigaray / 22·05·2017

María del Carmen Maldonado López es una septuagenaria que se ha “exiliado” de Mojácar ante lo que califica como “persecución” contra ella por parte de la alcaldesa y su secretaria, Valentina Mir. La última acción sufrida ha sido la denuncia que le ha interpuesto la “subordinada” de la regidora por compartir un fotomontaje sobre la compra de votos en las elecciones municipales subido a facebook por Óscar Gagliardi y comentar en el mismo que tenía “pruebas de ello” y estaba dispuesta a “declarar”. 

Una vecina de Mojácar –ahora, como dice ella, “viviendo en el exilio”- asegura tener pruebas de la compra de votos que casi todos los partidos de la localidad presumen que realiza una y otra vez Rosa María Cano en cada convocatoria de elecciones municipales. 

“Yo tengo pruebas de ello... cuando haga falta me lo dices... ya que te contaré Óscar en privado... pero bueno si hay que declarar voy donde sea”. Este es el comentario que María del Carmen Maldonado López escribió en un fotomontaje que subió a su muro de facebook el activista de Somos Mojácar Óscar Gagliardi, una publicación que les ha valido a ambos una denuncia por injurias interpuesta por Valentina, la secretaria particular de la alcaldesa. 

María del Carmen Maldonado
María del Carmen recuerda cómo su “socia” le pidió un favor, que consistía en llevar a votar a un extranjero de avanzada edad. “Cuando acudí a recogerlo, vi que mi amiga tenía preparados un montón de sobres con votos. Al señor que subí al colegio electoral se le cayó el suyo al bajar de mi coche y pude verlo: llevaba dentro una papeleta del PP. Hoy, mi antigua socia está muy bien situada y toda su familia, incluida su pareja, trabaja para el Ayuntamiento”. 

“Además, todos hemos escuchado en RADIO ACTUALIDAD la voz de Valentina presionando a una señora para que votara por correo a cambio de una pensión para su marido y un trabajo para su hijo. También se ha podido leer la trascripción y mucha más información en ACTUALIDAD ALMANZORA. Todo el mundo lo sabe en Mojácar”. 

La demanda es el último capítulo de la “persecución” que María del Carmen Maldonado asegura sufrir por parte del entorno de la alcaldesa y, fundamentalmente, de su secretaria. 

Este episodio comenzó el pasado 23 de febrero. Ese día, Óscar Gagliardi subía a facebook un fotomontaje en que puede verse a la alcaldesa de Mojácar junto a un abanico de billetes, una mano que introduce una papeleta con el logo del PP en una urna y el titular ‘Compra de votos Mojácar’. Detrás de la regidora, con gafas negras, su secretaria, Valentina Mir Alles. 

La mujer de confianza de Rosa María Cano interpuso al día siguiente una demanda por injurias ante la Policía Local contra Gagliardi y María del Carmen Maldonado, una septuagenaria que llegó a Mojácar en 1997, emprendió siete negocios y compró media docena de inmuebles, que tuvo la osadía de comentar la foto y compartirla en su muro. 

Sin embargo, para Maldonado, esta denuncia obedece a una venganza cuyos orígenes se remontan a 2012. 

“Las inundaciones de 2012 dejaron una gran cantidad de residuos y desperdicios en las playas de Mojácar que se acumularon en grandes montones junto al parque infantil –relata-. Eran auténticos nidos de culebras, ratas y un foco de infección situado precisamente donde juegan los niños. Yo solicité al Ayuntamiento que retirara de allí ese vertedero de inmundicias, pero no me hicieron ningún caso. Llegaron a expulsarme de los plenos, a los que iba como público”. 

“Como no conseguía nada por la vía municipal, decidí cambiar de estrategia. La prensa se hizo eco del asunto. Hasta la televisión estuvo tomando imágenes. Cuando terminaba el rodaje para el informativo de un canal, llegó una concejala, María Luisa Pérez, que con los brazos en jarras se atrevió a decir ‘no se preocupen, que esto estará limpio cuando lleguen los turistas’. Yo no podía dar crédito a lo que acababa de escuchar ¿y los que vivíamos allí? ¿y los niños de Mojácar? Era impensable escuchar mayor desprecio por parte de una edil a los vecinos del pueblo que pagábamos su sueldo”. 

Medio Ambiente tomó cartas en el asunto y aquellas montañas de basura desaparecieron algo más de un mes después de erigirse pero, a partir de ahí, María del Carmen comenzó, según cuenta, “a sufrir una persecución” que la obligó a abandonar Mojácar y refugiarse “en el exilio de Isla Canela, en Huelva”. 

“Empezaron plantándome un transformador de Sevillana y tres palmeras en la puerta de mi casa, al tiempo que empezaron a freírme a multas inventadas, como una de aparcamiento indebido que no se produjo nunca, por estacionar ‘pisando un poquito la raya’ o ‘interfiriendo la visibilidad de los coches que van y vienen’ cuando mi vehículo se encontraba en el aparcamiento que hay en la puerta de mi casa. ¡Llegaron a embargarme la pensión!”. 

Sin embargo, lo que más indigna a Maldonado es la actitud con la que era tratada en el Ayuntamiento por Valentina Mir Alles, “el parapeto detrás del que se esconde Rosa María Cano. La alcaldesa me ha llamado por teléfono muy educadamente citándome en su despacho, pero cuando he llegado a verla, me he encontrado siempre con el muro de Valentina echándome, empujándome y gritándome como una energúmena. Recuerdo que, cuando le dije que vivía en el exilio, me contestó con sorna comparándome con la Casa Real, que estaba por entonces liada con casos de corrupción. Yo le respondí que no me comparara con ese tipo de gente, a lo que ella me espetó: ‘Prefiero a los corruptos antes que a gente como tú, que no hacéis más que reivindicar’”. 

A tal punto ha llegado el hostigamiento que María del Carmen sufría por parte de Valentina Mir y el entorno de la alcaldesa que, además de “exiliarse” de Mojácar, asegura que se ha visto “obligada a cambiar de coche para que no se inventen multas. No puedo ni tan siquiera hablar con los trabajadores del Ayuntamiento. Algunos me han llegado a pedir por favor que no me dirija a ellos por temor a las represalias que pueden sufrir si los ven conmigo. Me dicen que Valentina es muy rencorosa”. 

 
















No hay comentarios :

Publicar un comentario

 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...